skip to Main Content
Apostamos A La Movilidad Sostenible En Uruguay

Seguimos consolidando nuestro crecimiento y ofreciendo soluciones innovadoras en término de movilidad, en este caso en Uruguay. Un mercado que viene trabajando muy fuerte en sus políticas de incentivo para alternativas renovables, buscando una soberanía energética en el sector de transporte para reducir las emisiones de gases a la atmósfera y la contaminación sonora.

Una solución en movilidad sostenible

En esta oportunidad, una importante compañía de la industria de oil and gas nos contactó con el objetivo de incorporar un vehículo para su flota ejecutiva. En nuestro research de mercado, enfocamos nuestros esfuerzos para ofrecer vehículos que incorporen una variante sostenible acorde al mercado de operación y dentro de la categoría SUV, solicitada por el cliente.

Mercedes Benz GLC 300

En una rigurosa búsqueda de soluciones, el Mercedes Benz GLC 300 con una combinación híbrida enchufable, de motor naftero y eléctrico, resultó ser la opción indicada para nuestro cliente. Importado desde Alemania, el vehículo híbrido mejoraba considerablemente su performance en cuanto a disminución de emisiones de CO2.

Con completas prestaciones y un consumo optimizado, su segundo motor eléctrico de 90 kW (122 cv) y 400 Nm de par máximo, va asistido por una batería de ion litio con una capacidad de 13,5 kWH.

Es recargable durante la marcha por recuperación en régimen de retención de energía cinética transformada en eléctrica, además de poder hacerlo enchufándolo a tomas de carga domésticas. Ambos motores trabajando juntos entregan una potencia máxima de 320 cv y 700 Nm de torque.

El consumo eléctrico combinado es de 16,5 kWh/100 km, y la autonomía en modo 100% eléctrico, es de 45 km hasta 130 km/h.

Por su parte, la batería de mayor capacidad, se recarga en 1:50 horas usando un wallbox con un cargador de 7,4 kW o en 4 horas, con un conector doméstico a 220 voltios.

Uruguay con un claro objetivo sostenible

En Uruguay el sector transporte es el segundo actor de mayor consumo energético después de la industria, y el principal consumidor de derivados de petróleo. Desde el año 2010, el país lleva a cabo una estrategia energética aprobada por todos los sectores políticos con objetivos a corto, mediano y largo plazo. En línea con esa planificación, ha impulsado con varios instrumentos de apoyo la transición de un modelo convencional a combustión, a la movilidad eléctrica.

Algunos de sus beneficios para la promoción de la movilidad eléctrica son: la reducción de impuestos, ley de promoción de inversiones, exoneraciones de tasas, descuentos comerciales de UTE, prueba gratuitas de utilitarios eléctricos y bonificaciones de seguros para vehículos eléctricos.