skip to Main Content
El COVID Y Su Impacto En La Administración De Flotas

Una de las maneras en que los gerentes de flotas en América Latina pueden prepararse mejor en tiempos de crisis es aprovechando la innovación y la flexibilidad que ofrece la administración de flotas.

El mercado de flotas corporativas se mantiene estable pese a que la producción de automóviles puede caer hasta un 28% en Latam este año. En general, las carteras de clientes se han mantenido sólidas ya que muchas compañías se encuentran trabajando con activos donde los ingresos no son necesariamente afectados por la pandemia.

Entre las ventajas del fleet management se destaca la desmovilización de activos, lo que le permite a las empresas invertir más en su producto principal y, al mismo tiempo, reducir el riesgo financiero.

En su mayor parte, los clientes corporativos hasta ahora no han reducido su flota, en un contexto en el que ha aumentado el trabajo desde casa. Sin embargo, el kilometraje en general se ha reducido, los contratos se han ampliado y los administradores de flotas buscan cierta flexibilidad para el futuro.

A medida que crece la incertidumbre y aumentan alternativas como los contratos a corto plazo, se espera que las soluciones de MaaS -Mobility as a Service- y de uso compartido de automóviles tengan mayor oferta. Sin embargo, todavía hay espacio para una creciente penetración de los autos corporativos en el continente latinoamericano y se espera un crecimiento en los próximos años.

Telemática: innovación y conectividad

La conectividad ya está siendo un estándar de la movilidad corporativa y esto significa que existe la necesidad de almacenar y consolidar nuevos conjuntos de datos, lo que requiere una plataforma de software dedicada.

A través de la telemática los administradores de flotas encuentran formas innovadoras de reducir costos y aumentar la eficiencia, en especial a partir de la pandemia de Coronavirus.

Esto requiere crear flotas más conectadas mediante la implementación de la telemática y otras tecnologías, enfocándose así en maximizar el uso de combustible, reducir las emisiones de CO2, controlar el comportamiento del conductor, entre otros.

Una forma de lograr excelentes resultados es mejorar el comportamiento del conductor. Además de garantizar el uso del cinturón de seguridad y controlar la conducción fuera del horario laboral, estas acciones ayudan a los conductores a deshacerse de los malos hábitos y, a su vez, a reducir las multas de tráfico y los accidentes.