skip to Main Content
De Flota A Movilidad Corporativa: Aspectos Claves Para La Transición

En la actualidad, los temas relacionados con las flotas como herramienta de movilidad y beneficio para los colaboradores son de gran relevancia para las empresas. En este sentido, es recomendable involucrar a todos los interesados ​​en la toma de decisiones estratégicas sobre movilidad. Cada departamento, ya sea Capital Humano, Compensaciones y Beneficios, Finanzas, RSE así como los mismos empleados, tendrá una posición diferente frente este tema; algunos podrán ser opositores, neutrales, solidarios o incluso líderes.

En este artículo, proporcionamos siete consejos para involucrar a todos los sectores en la transición de la flota a la movilidad corporativa.

1. Detectar las necesidades de cada sector

Mantener la mente abierta y evitar suposiciones es fundamental para comprender los intereses de cada departamento. Por ejemplo, los profesionales de RR.HH. probablemente estarán más interesados ​​en la movilidad corporativa en el contexto del flujo de talento y la implementación de un modelo de trabajo híbrido. Por el contrario, es probable que los colegas de RSE respondan positivamente a las ideas para reducir el impacto ambiental de la empresa o incluir las emisiones de los programas de movilidad alternativos en los informes integrados de la empresa.

2. Mantener el diálogo

El entorno empresarial interno y externo está evolucionando rápidamente, ya sea por la introducción del modelo de trabajo híbrido o por la implementación de zonas de emisiones ultrabajas en los centros de las ciudades. Por tanto, es fundamental mantener un diálogo con todos los sectores y controlar periódicamente si su progreso sigue alineado con los objetivos. Si alguna empresa o las necesidades de las partes interesadas han cambiado, debe actuarse en consecuencia.

3. Ser realista con las posibilidades

Alinear los objetivos de movilidad corporativa con las prioridades comerciales y estar preparado para adaptar los planes. Por ejemplo, si la empresa aún no está lista para la transición a vehículos híbridos o si la regulación y la infraestructura del mercado necesarias aún no están establecidas, concentrar los esfuerzos en desarrollar una estrategia alternativa o plantear un lanzamiento por etapas, parecieran ser las mejores opciones.

4. Mostrar el camino y apoyar con datos

Para implementar un cambio es necesario apoyarse en datos sólidos que muestren los beneficios y los costos, y que justifiquen por qué la empresa debe adoptar un enfoque determinado.

5. Comprender la dinámica organizacional en el contexto de la movilidad corporativa

Para esta transición es importante entender cuál es el impacto en la dinámica de gestión dentro de la empresa para determinar cursos de acción. ¿Será la movilidad empresarial un tema centralizado o descentralizado? Qué departamento será responsable de ello: ¿recursos humanos, adquisiciones o un departamento dedicado a la movilidad corporativa?

6. Formar alianzas

Construir alianzas con otras partes interesadas como partidarios y defensores va a aumentar las posibilidades de éxito.

7. Involucrar la participación de las partes interesadas

No se puede lograr la transición de un modelo de uso de flotas de vehículos hacia uno de movilidad corporativa integral sin el apoyo y compromiso de todos los interesados. Recomendamos tratar la transición como un programa de cambio para toda la empresa, definiendo objetivos, cronogramas claros y configurando un equipo que incluya embajadores de movilidad corporativa a nivel funcional y local.