skip to Main Content
Flotas Vehiculares: Unidades Generadoras De Capital

Gestionar una flota vehicular implica tener conocimiento y control en múltiples aspectos que van más allá de lo contable. Hoy en día, en la actividad de mercado, se volvió imprescindible contar con profesionales que coordinen y administren los activos y pasivos del conjunto de autos de una empresa. La realidad es que, a pesar de tener una flota en condiciones óptimas, no siempre es un proceso perfecto. Y una unidad desatendida termina por generar pocos ingresos o, en peores casos, por malgastar activos.

La importancia del mantenimiento preventivo

Entre sus múltiples desperfectos, pueden ocurrir problemas en los frenos, en la nivelación de líquidos, en el balance, en los ejes, en las ruedas, entre otros inconvenientes. Un programa eficiente que prevenga posibles ineficiencias o futuros gastos de mantenimiento evita los costos innecesarios que podrían ahorrarse y destinarse a otras áreas de la empresa. La inversión en la prevención es el ahorro de mañana.

Capacitar a los involucrados

Otra cuestión fundamental es el conocimiento impartido sobre los vehículos a los conductores y los encargados de flota. Las capacitaciones coadyuvan a prolongar la vida activa de las unidades y mejoran sus funcionamientos. Un tratamiento correcto de la flota, por quienes la coordinan y por quienes la utilizan, también evita gastos innecesarios.

Mantener en alza los rendimientos de la flota vehicular es el resultado de múltiples factores, herramientas intangibles y del vínculo entre los distintos actores que se ven involucrados en el tratamiento de la gestión.

En RDA, a través de nuestro servicio Fleet Management, trabajamos a diario para prevenir ineficacias del sistema vehicular y para adelantarnos a las tendencias en mejoras continuas.